La infecciones urinarias es una enfermedad producida por el crecimiento de un germen (como todas las infecciones) en el interior de las vías urinarias.

Si un germen patógeno penetra desde el exterior por la uretra hasta la vejiga urinaria y allí se multiplica se produce lo que denominamos infección urinaria baja o cistitis. Si está infección asciende por los uréteres y llega hasta el riñón se produce un cuadro mucho más grave que es la pielonefritis o infección urinaria alta.

Los síntomas de las infecciones urinarias son bastante expresivos. Consisten en un escozor al efectuar la micción, unos deseos continuos de ir al baño, que se convierten en micciones de escasa cantidad que no dejan satisfecho al enfermo. Si la infección es alta, es decir en las pielonefritis, suele haber además fiebre alta con escalofríos intensos y dolor en la zona de los riñones sobre todo en el del lado afecto.Infecciones Urinarias

Las infecciones urinarias están producidas por bacterias y, por tanto, deben tratarse con antibióticos. Siempre es conveniente, antes de iniciar el tratamiento, conocer el germen que ha producido la infección, y los antibióticos a los que es sensible. Para ello es necesario hacer un análisis de orina, que se llama urocultivo.

Muchas mujeres sufren frecuentes infecciones urinarias. Puede ocurrir que una infección no se cure tras un tratamiento correcto y el germen vuelva a crecer días o semanas después. Es lo que se denomina recaída y obliga a Investigar donde se esconde ese germen para que no sea totalmente destruido por el antibiótico. Puede encontrarse una piedra o una malformación de las vías urinarias u otros problemas. Sin embargo la mayoría de las veces lo que ocurre no es una recaída sino una reinfección, o sea una nueva infección de orina.

La causa más frecuente de reinfecciones urinarias es el coito. Se sabe por ejemplo que entre las religiosas las infecciones son mucho menos frecuentes que entre el resto de las mujeres. Muchas mujeres pueden relacionar la aparición de la cistitis con las relaciones sexuales.

Otra causa frecuente de infecciones urinarias repetidas en mujeres tiene que ver con el habitual mal estado de los baños públicos, pero no solo por el hecho de que en ellos se contagien infecciones, sino porque muchas señoras prefieren aguantar horas y horas sin efectuar una micción con tal de poder hacerlo en su casa.

El retraso de la micción es precisamente una de las causas frecuentes de infección urinaria repetida. Es conveniente hacer una micción cada dos o máximo tres horas y esta simple medida sirve para solucionar muchos de estos casos. Otras veces el arrastre de gérmenes desde el ano a la uretra al limpiarse tras una defecación puede ser origen de infecciones urinarias en mujeres y éstas deben ser advertidas de que la forma correcta de efectuar esta limpieza es siempre de delante hacia atrás y nunca al revés.

También puede interesarle: Detección Precoz del Cáncer Mamario, Ovárico y Cérvico-Uterino