Ginecología Infanto Juvenil.- Las niñas pueden ser llevadas al ginecólogo desde que nacen porque pueden tener enfermedades desde entonces (como imperforación del himen, vagina tabicada, genitales ambiguos, útero doble, sinequia de labios menores).

La ginecología infanto juvenil previene enfermedades, evita la sexualidad precoz, enseña higiene. Es una especialidad diferente de la ginecología de la adulta, porque si bien las patologías son muy parecidas, las de las niñas y las adolescentes tienen una anatomía, una histología y fisiología diferentes.Ginecología Infanto Juvenil

Las pequeñas pueden enfermarse. No es rara la presencia de cuerpos extraños en la vagina, porque para ellas, es un orificio más. Esta es una de las causas de vulvovaginitis, uno de los males más frecuentes en las niñas y adolescentes, y que se manifiesta por picazón y flujo vaginal.

La referida afección se debe usualmente a la acción de microbios y que también puede ocurrir por higiene deficiente o inadecuada. Las niñas, luego de defecar, generalmente se limpian de atrás hacia delante, lo que permite que las bacterias del ano (como la Echerichia coli), o cierto parásito (oxiuro) se trasladen hacia la vagina. No es raro encontrar pequeñas con virus del papiloma humano, sin actividad sexual, porque éste puede ser trasmitido también sin actividad sexual. Conocemos que un baño sucio, una piscina, una playa, pueden ser escenario para el contagio. Si la mamá tiene la infección, puede contaminar a la hija.

La Ginecología Infanto Juvenil tarta los traumatismos genitales por accidentes (cuando las niñas empiezan a caminar, a jugar en los parques) son otra patología frecuente, que produce desgarramientos, hemorragia y hematomas. Sin embargo, ante cualquier señal, el médico debe sospechar abuso sexual, y recordar que las pequeñas no siempre hablarán de eso porque han sido amenazadas, por pudor, o por complicidad materna. Algunos comportamientos de la criatura pueden revelar el problema, se baña mucho, teme salir sola a la calle, no quiere volver al colegio, sufre de pesadillas, se vuelve introvertida, practica juegos sexuales. El ginecólogo infanto-juvenil, durante la revisión, detectará la desfloración (ruptura del himen) reciente o antigua.

Los consejos son importantes: Asearse de adelante hacia atrás, usar ropa interior de algodón, evitar el uso rutinario de pantaletas tipo hilo dental, emplear jabones neutros, y protegerse de las parasitosis intestinales (porque algunos migran del ano a la vagina), constituyen algunas reglas básicas.

También puede interesarle: Trastornos de la Menstruación