La detección precoz del cáncer es importante porque cuando se encuentra temprano tejido anómalo o cáncer, puede ser más fácil de tratar.

Cáncer de mama:

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres, siendo la causa más importante de muerte por cáncer entre las edades entre 15 a 54 años de edad.Detección Precoz del Cáncer

Una de cada 9 mujeres pueden desarrollar cáncer de mama en su vida, como es acumulativo llega a 1,5 de cada 9 para los 65 años. Es más frecuente en mujeres mayores de 50 años pero un tercio de los cánceres están entre los 39 y 49 años de edad.

Las mutaciones del gen p53 gene, BRCA 1 gene, BRCA 2 gene producen una alta incidencia de cáncer de mama.

Cáncer Cervicouterino:

El cáncer de cérvix uterino es el segundo cáncer femenino más frecuente en la población mundial. En la población europea constituye una localización tumoral en marcado descenso.

La mortalidad por cáncer de cérvix es de 2.5 por 100.000 mujeres (1992), lo que representa el 1.6% de la muerte por tumores malignos y el 0.3 % de todas las muertes en mujeres. Hay una creciente evidencia de que el cáncer de cérvix uterino se puede tratar de una enfermedad de transmisión sexual. En los últimos años, el virus del Papiloma humano (HPV), sobre todo los tipos 16 y 18, se ha visto estrechamente asociado al cáncer cervical y a sus lesiones precursoras.

También se ha sugerido que el uso de anticonceptivos orales incrementa el riesgo y que los contraceptivos de barrera serían un factor protector. Es controvertida también la asociación entre el consumo de tabaco y algunos déficit nutricionales con el cáncer de cérvix.

Cáncer de ovario:

Detección Precoz del CáncerSu incidencia mundial está entre 4.9 y 8.3 por 100.000 habitantes y alcanza el 17.1 por 100.000 entre los 35 y 64 años. La edad media de aparición es de 59 años y es algo más baja en los síndromes de cáncer de ovario familiar. La supervivencia global a los 5 años es de 35-40 % (relativamente baja).

El tumor se desarrolla con frecuencia silentemente y los síntomas suelen ser escasos y tardíos: malestar abdominal, hinchazón, dispepsia, presión en zona pélvica, aumento del perímetro abdominal, hernia umbilical etc…

Otras veces se sospecha ante la aparición de signos a distancia (derrame pleural, adenopatías, metástasis) o paraneoplásicos (hipercalcemias, queratosis seborreica súbita, etc). El diagnóstico se suele hacer en estadios avanzados, cuando las posibilidades de supervivencia son bajas.

Los factores de riesgo más reconocidos son fundamentalmente genéticos y por lo tanto no modificables. Se conoce la asociación familiar del cáncer de mama y ovario, debido a un gen responsable que se localiza en el brazo largo del cromosoma 17 y se denomina BRCA-1. Se calcula un riesgo del 5% de cáncer de ovario con un familiar afecto y de hasta el 30% con dos familiares.

Existen 3 síndromes genéticos ligados al cáncer de ovario y con una probabilidad de desarrollo de hasta un 50% y son:

1. Historia familiar de cáncer específico de ovario

2. Cáncer de mama y ovario asociados con carácter hereditario

3. Historia familiar con Síndrome de Lynch II (mama, ovario, colon y endometrio)

Diversos agentes externos se han implicado en la génesis del cáncer de ovario:

  • Uso de clomifeno como tratamiento de infertilidad (aumenta el riesgo de tumores bordeline e invasores), si bien los beneficios adicionales pueden compensar el pequeño aumento de riesgo.
  • Dieta rica en grasa.
  • Exposición a asbesto.
  • Uso continuado de polvos de talco cosméticos.
  • Vivir en países industrializados.

Como factores protectores tenemos:

  • Menor número de ovulaciones.
  • Multiparidad.
  • Lactancia a los hijos.
  • Toma prolongada de anticonceptivos.

También puede interesarle: Esterilidad