La cirugía ovárica es el tratamiento principal para la mayoría de los cánceres de ovario. La extensión de la cirugía depende de qué tanto se ha propagado su cáncer y de su estado general de salud.

En los casos de aquellas mujeres en edad fértil que tienen ciertos tipos de tumores y el cáncer se encuentra en la etapa más inicial, puede que sea posible tratar la enfermedad sin extirpar ambos ovarios ni el útero.

Los ovarios son dos órganos que forman parte del sistema reproductor femenino, se localizan en la parte baja de vientre a ambos lados de la matriz o útero, en donde las trompas de Falopio terminan en forma de embudo. Son unas glándulas que segregan hormonas que tienen que ver con el desarrollo de los caracteres sexuales femeninos y tienen como función principal la maduración de los óvulos, que son las células sexuales femeninas necesarias para empezar una nueva vida.

No se conoce bien el origen de los quistes, se piensa que es hormonal y son muy frecuentes en mujeres en edad reproductiva y que en general son sexualmente activas. Se presentan con mayor incidencia durante la adolescencia cuando el sistema reproductor no ha alcanzado la madurez.

Cirugía Ovárica (Quistes o Tumores)

La mayoría de los quistes cursan sin sintomatología y algunos se resuelven solos. Otros se retiran por medio de cirugía cuando están causando demasiados problemas, pero en todos los casos es necesario el diagnóstico adecuado para descartar otro tipo de problemas como tumores cancerosos o embarazos ectópicos.

Entre los síntomas que suelen presentarse cuando hay algún quiste y no en todas las ocasiones, están:

  • Hinchazón o distensión abdominal.
  • Dolor pélvico, en la parte baja de vientre, que suele ser constante, durante el movimiento o poco después del inicio o finalización de la menstruación.
  • Hemorragias vaginales fuera del ciclo menstrual.
  • Prolongación o reducción del ciclo menstrual.
  • Ausencia del ciclo menstrual.
  • Retención de orina y dificultad para evacuar.
  • Aumento de flujo.
  • Presencia de bolitas a los lados de las piernas.

En casos más graves pueden ser causa de esterilidad y de trastornos circulatorios.
También se asocian a sensación de pesadez o tensión en el abdomen, dolor durante las relaciones sexuales y alteración del ritmo evacuatorio y la mejor recomendación es una cirugía ovárica.

Muchos de estos quistes producen anormales cantidades de hormonas manifestándose con sangrados menstruales irregulares o que aparecen fuera de la menstruación e incremento del vello.

También puede interesarle: Cirugía Uterina (Miomas-Histerectomías)